domingo, 5 de julio de 2015

Dr. Carlos Guinand

En el día del arquitecto he querido compartir una serie de entrevistas que fueron realizadas a varios de los más renombrados del siglo pasado, ello, con motivo al Congreso de Arquitectos que se llevó acabo en la Ciudad de Caracas en 1956,

He aquí la primera de ellas.
El Dr. Guinand nos habla de la arquitectura moderna capitalina,de sus ventajas. Es uno de nuestros veteranos arquitectos , realizador del Sanatorio  AntituberculosoEl Algodonal y del Cuartel de Aviación de ,Maracay
El Dr. Carlos Guinand es un hombre pequeño y nervioso, que ríe continuamente y que no le gusta irse de  las primeras en  cuestión de dar opiniones. Es otro de nuestros veteranos arquitectos. Ha realizado, entre otras cosas, el edificio del Ministerio de Fomento, el Sanatorio Antituberculoso del Algodonal, el Teatro Boyacá, el cuartel de Aviación en Maracay, la Policlínica Caracas y el Edificio San Fernando. Pero el Dr Guinand no le gusta hablar de su trabajo. “No estamos para autobombos”,  dice continuamente.
La nueva arquitectura caraqueña no le merece confianza, cuando le hablamos de ello nos dice…
-La monotonía de la mayoría de las construcciones capitalinas tienen dos causas principales: la dictadura del módulo (tabú) y el dicho “Me lo hacen a tanto el metro cuadrado”.  Sin embargo hay un buen número de edificaciones de real valor arquitectónico. Caracas se debe cuidar de la fiebre de los rascacielos. No los necesita, ni son racionales: la desocupación casi endémica  de los pisos altos de los de Nueva York así lo comprueba.  En cuanto a la llamada arquitectura funcional opino que, “funcional”  es una de las tantas palabras  del vocabulario de moda. En cualquier época para ser buena la arquitectura ha tenido que ser racional, y racional tiene significado mucho más amplio que funcional.
El Dr. Guinand afirma que es imposible hablar de unidad de estilo en la arquitectura capitalina porque la “arquitectura de hoy está todavía en plena evolución y la variedad de formas y conceptos a veces aparentemente contradictorios son la mejor prueba de su vitalidad”.
La firma Guinand & Brillenburg, de la cual el Dr. Guinand forma parte, tiende a canalizar su actividad actual hacia proyectos de construcciones e instalaciones científicas o industriales en donde la máquina es parte esencial. Tienen varios trabajos complicados que realizar: El observatorio Cajigal, la Planta para cauchos Goodyear, la Corrugadora de Cartón, “El Planetarium”.
-¿Cree Usted doctor, que con el derrumbamiento de los viejos edificios arquitectónicos se va en contra de la tradición de un País?
-Todo lo que tiene un valor espiritual se debe cuidar; y Arquitectura buena –que no vieja- es tan valiosa como todo el folklore por lo cual tanto nos preocupamos hoy.
Y con esta convicción le dejamos atareado en sus proyectos. Proyectos que son muchos  como lo justifica la calidad de sus trabajos.  

Fuente : Elite
Foto de Garmendia.

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario